Elecciones en Conapach: Sara Garrido llama a la unidad contra corrupción y Ley Longueira y demanda independencia de la pesca artesanal

Desafuero de Moreira baja quórum para reformas clave del gobierno: ¿Anularán Ley de Pesca?
04/12/2017
Nuevo Presidente de Salmoneras afirma que Ley Lafkenche es usada para especulación económica y es un obstáculo para el trabajo de empresas y comunidades
07/12/2017

“Eso es lo que no ha querido reconocer nuestra querida Confederación, que esta Ley de Pesca (Ley Longueira) se discutió en base a la corrupción. Eso me hubiese gustado que se escuchara hoy en la cuenta pública, pero eso no ocurrió”.
“La división del sector pesquero artesanal ha sido la fortaleza que han tenido los gobiernos de turno y también los industriales. Llamo a la unidad, no va a ser posible modificar ni un solo artículo de la Ley de Pesca si no estamos unidos”.


Puerto Montt, 05 de diciembre de 2017. (Radiodelmar.cl)– En el contexto de una aguda crisis ambiental y social que afecta al sector pesquero artesanal, producto de la imposición de la cuestionada Ley Longueira que privatizó las pesquerías nacionales, además de los procesos de concentración económica en el tercer sector de la economía chilena y de corrupción política, empresarial y sindical, la Confederación Nacional de Pescadores Artesanales de Chile, CONAPACH, elegirá una nueva directiva este jueves 7 de diciembre en Puerto Montt.

La actual directiva de la Conapach impulsó la privatización pesquera. Su presidenta, Zoila Bustamante, apareció cerrando acuerdos con el entonces ministro de economía Pablo Longueira y con gerentes de las patronales industriales. Todos ellos ahora sin investigados por la justicia.

En la reunión de tres días que se realiza en el sur del país aparece una voz joven y con fuerza histórica para refundar una nueva Conapach: Sara Garrido, pescadora artesanal y de familia de esta cultura ligada al mar. Ella es férrea defensora de la probidad y la transparencia y por eso critica la gestión de la saliente directiva. Rechaza que en la cuenta pública realizada el primer día del Congreso de Conapach, los temas de Ley Longueira y de la disminución de porcentajes de pesca para los artesanales no se hayan tratado.

Sara Garrido propone una nueva unión de la pesca artesanal para defender los verdaderos derechos de este sector. Anima a sus pares a no tener miedo de luchar por sus derechos frente al gobierno de turno y contra los intereses industriales.

 

– ¿En qué contexto se realiza este nuevo Congreso de los pescadores artesanales de la Conapach?
– Primero yo me pregunto y les pregunto a mis compañeros si el trabajo que ha realizado la Confederación en los últimos tres años, ha sido representativo del sector. Esta confederación ha estado por más de treinta años, se supone, representando a los pescadores artesanales, la verdad es que hasta el momento con los resultados de los últimos años, no he visto lo que realmente nosotros esperábamos. Creo que el trabajo, la cuenta pública de estos 3 años, ha sido deficiente. Hay que trabajar en otra línea y a la vez hay que ser cautos. Sabemos que anular una Ley de Pesca no va a ser fácil, no va a ser fácil recuperar las pesquerías, pero esos son temas importantes para nosotros. Yo espero ver una Conapach más confrontacional e independiente, en el sentido de no dejarse manejar por el gobierno de turno o por terceras personas que puedan influenciar. Los pescadores artesanales se tienen que pronunciar. Falta también un trabajo en regiones, no se produce un trabajo fuerte acerca del daño que está provocando la Ley de Pesca en las Regiones Quinta o en la Octava o en la Décima. Eso falta. Los que queremos hacer una nueva Conapach debemos tener en la retina que esta organización debe representar a la pesca artesanal, a los pescadores artesanales, y por ningún motivo responder a demandas de otros sectores.

– Hay una foto histórica en que aparece la presidenta de la Conapach Zoila Bustamante, junto a los industriales y al exministro Pablo Longueira, hoy procesado por corrupción. ¿Qué diferencias planteas tu, con lo que representa esa foto?
– Esta foto histórica representa el acuerdo que hubo entre artesanales e industriales, sobre fraccionamiento. Se pensaba que ese fraccionamiento iba a ser mejor para todos, se pensaba que ahí habíamos ganado. Pero al año siguiente nos bajaron las cuotas a la mitad. Yo no entiendo hasta el día de hoy cuál es la ganancia que tuvimos y, más todavía, porqué al día de hoy eso no se ha mejorado. Además, nadie se ha hecho cargo del impacto social y económico que eso significó para la mayoría de los pescadores artesanales que les rebajaron su cuota. Muchos pescadores hoy tienen que estar viviendo de migajas, de bonos, porque nadie se ha hecho cargo, por que no hay una plataforma social para mitigar esos impactos. Yo quisiera, de aquí en adelante, ante una nueva discusión de la Ley de Pesca, que los dos candidatos a la presidencia (Piñera y Guiller), sean más explícitos. No queremos generalidades ni ambigüedades. Los dirigentes que queremos asumir el manejo de esta Confederación para los próximos tres años, vamos hablar de frente. A mí me gustaría que hagamos la discusión nuevamente. Yo quiero que discutamos una nueva Ley de Pesca, que hagamos el ejercicio nuevamente. Eso es necesario, es un tema además de sanidad mental, de sanidad país, es la única forma para que recuperemos la confianza entre el parlamento y la ciudadanía, entre los pescadores artesanales. Es necesario que volvamos a discutir una Ley al alero de la probidad y la transparencia. Eso es lo que no ha querido reconocer nuestra querida Confederación, que esta Ley de Pesca (20.657) se discutió en base a la corrupción. Eso me hubiese gustado que se escuchara hoy en la cuenta pública, pero eso no ocurrió.

– Cuando se aprobó la Ley de Pesca hubo un sector importante de pescadores artesanales que se retiraron de la CONAPACH y conformaron otro movimiento, otra organización que continúo rechazando la Ley Longueira. ¿Si usted es electa presidenta de Conapach, que mensaje le dará a esos pescadores y pescadoras?
– La Confederación se creó en los momentos más difíciles que ha enfrentado este país (la dictadura cívico-militar de Pinochet) y hoy volvemos a vivir una situación crítica en el país como es la fase de escasez de pesca. Yo creo que aquí nadie sobra, todos los sectores son importantes. Toda esa gente que se fue, que se decepcionó, nosotros la queremos reencantar. Las puertas de la Conapach tienen que estar abiertas para recibir a todos los pescadores artesanales. Me parece impresentable que hoy estemos discutiendo esto con una cantidad que no supera el 20% de todos los afiliados. Eso es impresentable, eso no lo podemos permitir. Por lo tanto, necesitamos a nuestra gente. Necesitamos que vuelvan, pero en la medida que ellos vean que nuestra Confederación va a tener un cambio radical y realmente se va a comprometer a representar los intereses de la pesca artesanal.

– ¿A parte de tema de la anulación de la Ley Longueira, cuáles son los otros puntos estratégicos de su plan de trabajo si es electa presidenta de Conapach?
– Creo que es super importante trabajar el tema género. Eso ha estado un poco olvidado. Las mujeres de la pesca artesanal y yo como mujer y esposa de pescador artesanal me siento completamente identificada con esas luchas. Creo que aquí hay un rol muy importante de los miles de pescadores artesanales frente a esas mujeres que quedan en el desamparo cuando fallece un pescador artesanal, creo que ahí hay una deuda con las mujeres del sector. Y tenemos que abarcar las enfermedades que son propias de las algueras. Son temas super importantes que hay que de alguna u otra forma abordar. Yo, independiente que sea presidenta o no, quiero estar dentro del directorio, porque queremos una nueva Conapach. Si no soy presidenta me voy a poner a disposición para trabajar por un cambio, para representar verdaderamente a los pescadores artesanales. No les podemos tener miedo al gobierno de turno o a los industriales. Además, creo que es necesario trabajar en base al desarrollo sustentable. Aquí hay un trabajo importante que hacer con las caletas de pescadores. No basta infraestructura portuaria. También hay que trabajar con las necesidades básicas que tiene la caleta, con la conectividad, la luz, el agua. Eso aporta a un desarrollo integral de las caletas.

– En el mundo de la pesca artesanal hay un componente importante de Mapuches y de otros pueblos originarios. Cómo crees que debe ser la relación de Conapach con esas comunidades.
– Primero quiero decir que la pesca artesanal es una cultura y es una actividad ancestral. La recolección de algas se hace como la han hecho nuestros ancestros. Aún se hace exactamente igual. Lo que nos liga a las comunidades indígenas es algo muy importante. Ambos somos una cultura. Por eso además le digo al gobierno que en el proyecto de modernización no pueden castigar a aquellas comunidades que hacen su forma de vida en base a la extracción. Muchos de ellos no están en los registros pesqueros, entonces toda esa gente debe ser salvaguardada en este proyecto de modernización. Ninguna comunidad, ningún pescador de pequeña escala debe ir a la cárcel. Ningún pescador debe ser castigado por extraer recursos para los cuales no tenga autorización, siendo que de eso ha hecho su forma de vida. Las comunidades indígenas van a ser un gran aporte. Ambos queremos lo mejor para nuestros recursos naturales y en eso yo me voy a poner a disposición de trabajar también con ellos, a que sean reconocidos en su actividad y se les respete como tal.

– ¿Cómo ve la presencia de la salmonicultura en lugares históricos de la pesca artesanal?
– Estos últimos tres meses, en la Región de Los Lagos, he estado por lo menos 7 veces. Y me he dado cuenta de la mala convivencia que hoy existe. Ahí hay un trabajo importante que hacer. La salmonicultura no puede llevarse esto gratis, no puede hacer del mar un vertedero. Yo soy del Bio-Bio, yo no quiero salmoneras. No quiero que en el Bio-Bio se instalen las salmoneras porque he visto como la Región de Los Lagos se ha visto afectada por las salmoneras, y como los planes de mitigación que el gobierno ha implementado no están resultando. Los pescadores artesanales no somos responsables de la sobreexplotación de las pesquerías, no somos responsables de que aquí se haya instalado a diestra y siniestra la salmonicultura. Por malas políticas pesqueras, por pésimas administraciones, que han existido por más de 30 años, ahora nosotros estamos pagando las consecuencias. El Estado de Chile es el responsable, ni siquiera el gobierno. Hay que trabajar y no vamos a permitir que desaparezca la cultura de la pesca artesanal. Por eso llamo a la unidad que es la única forma de que podamos ganar. Hoy la división del sector pesquero artesanal ha sido la fortaleza que han tenido los gobiernos de turno y también los industriales. Llamo a la unidad, no va a ser posible modificar ni un solo artículo de la Ley de Pesca si no estamos unidos.

– Vienen las elecciones presidenciales. ¿Cuál es el mensaje que le das a la ciudadanía y al mundo pesquero artesanal en vista que uno de los candidatos, Sebastián Piñera, fue el impulsor de la Ley Longueira?
– La ley de Pesca se discutió dentro del gobierno de Piñera y se mantuvo tal cual dentro del gobierno de la presidenta Bachelet. Nosotros ahora estamos escépticos. Le pido al candidato Guillier ser más explicito acerca de qué vamos a hacer con la Ley. ¿Vamos a hacer nuevamente el ejercicio de discusión? A Piñera le pregunto lo mismo. Díganlo ahora pero no digan ambigüedades. Y el llamado a los pescadores artesanales: Vayan a votar el domingo 17. Vayan a votar todos los pescadores artesanales y vayan con sus familias.

COMENTARIOS