Latinoamérica se reúne en Chile para definir el futuro de las Ballenas

En medio de aguda la crisis económica en Argentina, gobierno subsidia a empresa noruega de salmonicultura en Tierra del Fuego
13/07/2018

Entre el 1 y 2 de agosto se reunirán en Chile representantes de gobiernos que forman parte de la Comisión Ballenera Internacional, para coordinar y definir estrategias con miras a la próxima reunión de este organismo internacional, que se realizará en Brasil el próximo mes de septiembre.


Santiago 31 de Julio de 2018 (radiodelmar.cl) – Más de 80 países se reunirán en Septiembre en Florianópolis (Brasil) para septuagésima reunión de la Comisión Ballenera Internacional (CBI), el organismo encargado del manejo y conservación de los cetáceos en todos los océanos del mundo. Y los países latinoamericanos interesados en estos asuntos se reúnen esta semana en Santiago de Chile para preparar este trascendental encuentro que atrae las miradas de la prensa internacional, y especialmente de la industria ballenera y los intereses geopolíticos en aguas internacionales.

La primera reunión realizada en América Latina fue en México, en 1994, la cual pasó a la historia como una de las más importantes para la protección de estos mamíferos marinos pues se creó el Santuario de Ballenas del Océano Austral. Luego, en 2008 la CBI se reunió en Santiago de Chile y marcó la consolidación de una política de Estado porque se dicto una Ley para la conservación y el uso no letal de las ballenas al crearse El Santuario de Ballenas en Chile, campaña que fue liderada por el Centro de Conservación Cetacea y Ecoceanos.cl.

La próxima reunión en Brasil pareciera no ofrecer avances significativos a la conservación de cetáceos. Desde hace más de 15 años dicho país ha impulsado la creación del Santuario de Ballenas del Atlántico Sur. Sin embargo, el constante bloqueo de un minoritario grupo de países, liderados por Japón, ha impedido obtener el 75 por ciento de los votos necesarios para su aprobación. Además, los esfuerzos realizados para detener la caza ilegal de ballenas de Japón en el Santuario de Ballenas del Océano Austral, realizada bajo el subterfugio de caza “científica”, no han sido efectivos. Por otra parte, la injustificada expansión de las cuotas de caza aborigen durante la próxima reunión en Brasil se proyecta como una grave amenaza para la protección efectiva de especies que aún no se han recuperado de la caza comercial.

Los países Latinoamericanos que se reunirán estos días en Santiago, conocidos como Grupo de Buenos Aires, tienen un gran desafío para coordinarse y enfrentar la reunión que se realizará en Florianapolis.

Existen poderosos intereses al interior de la CBI que intentan eliminar el uso no letal y la conservación de estas especies en el siglo 21. Es recomendable que los participantes en la reunión de Santiago, tomen en cuenta las criticas al funcionamiento de la CBI respecto a que es un organismo anacrónico, carente de medidas de cumplimiento efectivas y sujeto a la presión indebida de países como Japón, que impone una agenda pro caza de ballenas mediante la adhesión de países en desarrollo a cambio de programas de financiamiento.

Frente a este panorama resulta necesario que los países reunidos en Santiago evalúen en profundidad el estado actual de la CBI para los legítimos intereses de la región, los cuales han sido sistemáticamente desestimados e ignorados en favor de una agenda que busca mantener a la CBI como rehén de intereses y principios del siglo pasado.

El Grupo Buenos Aires ha establecido lineamientos para avanzar hacia la creación de un acuerdo regional para la conservación y uso no letal de cetáceos. La reunión en Santiago se presenta como una valiosa oportunidad para re-impulsar nuevamente esta iniciativa y avanzar hacia la creación de mecanismos que garanticen la efectiva protección de estas especies en la región, incluyendo zonas estratégicas para su conservación a largo plazo, como el Océano Austral, e integrando parámetros acordes al conocimiento científicos actuales, como el rol vital que cumplen estas especies en el correcto funcionamiento de los hábitat oceánicos y en definitiva en los ecosistemas planetarios.

COMENTARIOS