Cuando el Presidente de la República de Chile intentó pasar a la historia creando un sándwich de salmón con queso

Citizen calls grow to stop salmon industry expansion and boycott “industrial chemical salmon” in Argentina and Chile
20/02/2019
Detectan químicos tóxicos en las ballenas azules de Chile. Contaminantes podrían provenir de industria salmonera
21/02/2019

Foto UPI

Aumenta en respaldo a la campaña ciudadana de rechazo al consumo de salmón químico industrial chileno, debido a sus altos niveles de antibióticos.


Santiago de Chile, 21 de febrero del 2019 (Ecocéanos News). Era septiembre del 2010, cuando en la tradicional “Confitería Torres”, en la capital de Chile, fue bautizado un nuevo tipo de emparedado en honor a Sebastián Piñera, el extravagante presidente de la república del período 2010-2014.Paradojalmente, Piñera es hoy nuevamente el presidente del país sudamericano.

Durante el 2010, el actual mandatario intentó pasar a la historia culinaria del país sudamericano, creando el denominado “Sandwich Piñera”, tal como ya lo había hecho a principio del siglo XX el tradicional sándwich «Barros Luco» (carne con queso caliente ), llamado así en alusión al ex Presidente Ramón Barros Luco (1910-1915), quien solía pedirlo en sus frecuentes visitas a la Confitería Torres.

Con posterioridad, un Ministro de Relaciones Exteriores de la oligarquía chilena de 1942 bautizó el popular sándwich de carne con jamón caliente con su nombre “Barros Japa”, emparedado que aún goza de popularidad entre los amantes de las comidas rápidas chilenas.

Diplomacia, salmones y fast food presidencial  

Tal como en la frivolidad de la política de la “belle epoque” chilena del 1900, el presidente Piñera hizo el estreno de su sándwich homónimo durante un brindis ofrecido al cuerpo diplomático acreditado en el país, con motivo de las celebraciones del Bicentenario de la Independencia, en septiembre del 2010.

Junto a los diplomáticos, el presidente Sebastián Piñera recordó que en 1910 el entonces Jefe de Estado Ramón Barros Luco había realizado la misma ceremonia en este lugar para conmemorar los 100 años de la Independencia de Chile.

El sándwich en cuestión contenía dos rebanadas de pan con una porción de salmón de criadero industrial ahumado, rúcula y queso filadelfia.

A casi diez años de esta alta expresión de la culinaria política chilena, nadie se acuerda del sándwich, por lo que es considerada una de las tantas bufonadas a que tiene acostumbrado a los ciudadanos el actual mandatario.

Mientras tanto, se incrementa el respaldo a la campaña ciudadana de rechazo al consumo de salmón químico industrial chileno, debido a sus altos niveles de antibióticos (600 veces mas que en Noruega), y diversos químicos (antiparasitarios, antifúngicos, antifouling, entre otros), los que se emplean en los centros de cultivo del sur de Chile.

Apoya , difunde y firma la campaña #SalmónQuímicoChileno ¡Fuera de nuestro menú y de nuestro mar!

 

COMENTARIOS