Salmoneras de Magallanes activan populismo callejero para defender intereses de transnacionales y grandes familias empresariales

El rey noruego y el «salmón zombi» chileno
12/05/2019
En medio de billonaria riqueza de empresas salmoneras, Chiloé empobrece y deteriora su calidad de vida
17/05/2019

Ramon Vargas hizo ver que tomaron la decisión de “salir a las calles” a manifestar el rechazo de los pequeños industriales y comerciantes a la pretensión de “dejarnos sin la posibilidad de crecer y potenciar nuestra región con el cierre de la actividad minera y la salmonicultura”.


Punta Arenas, 16 de mayo de 2019. (Ecoceanos News)– Frente al masivo rechazo de las organizaciones ciudadanas, comunidades indígenas y empresas de turismo a la expansión productiva y geográfica de la industria salmonera en la Región de Magallanes, cuestionados sectores políticos anunciaron reactivar lo que fue en su momento el Comité de Defensa de Magallanes (Codema), para según ellos expresar en las calles la defensa de los intereses regionales. Lo paradójico de este anuncio es que la defensa se orientará a defender de la salmonicultura y minería que a la vez es dominada por compañías transnacionales y criticadas familias empresariales locales.

La reacción de la industria salmonera ocurre luego que la Subsecretaría de Pesca decidió no permitir la instalación de centros de cultivo de salmón en la Reserva de la Biósfera de Cabo de Hornos.

El Codema está siendo liderado por Ramón Vargas, dirigente que defiende los intereses de las pequeñas industrias y comercio en la zona austral, según se informó en el sitio web Dialogosur.cl

Cuando el patriotismo es el amor al bolsillo

Paradojalmente, en el programa de debate televisivo Diálogo Sur, Ramón Vargas, dirigente de las Pymes defendió a las empresas de propiedad de las grandes familias regionales y las mega compañías transnacionales salmoneras de capitales noruego, chino y japonés que se expanden en la Patagonia. Vargas dijo que “hoy es el momento de defender el desarrollo y soberanía de Magallanes (sic)”, asegurando que existe un “peligro inminente” para las actividades productivas de la región porque “las autoridades están convencidas de que lo que leen en las redes sociales es la verdad”.

Salmoneras movilizarán gentes en las calles de Magallanes

Lo que pasa -argumentó el dirigente- es que la gente que trabaja no tiene tiempo de estar todo el día en las redes sociales, de mandarle mensajes al mundo político, como sí lo tienen los ambientalistas”.

Vargas hizo ver que tomaron la decisión de “salir a las calles” a manifestar el rechazo de los pequeños industriales y comerciantes a la pretensión de “dejarnos sin la posibilidad de crecer y potenciar nuestra región con el cierre de la actividad minera y la salmonicultura”.

El dirigente informó que durante esta semana se reunirá el directorio del Codema y que se generará un plan de acciónpara mostrar a la comunidad y las autoridades de que “existe una gran mayoría silenciosa que está de acuerdo con que en Magallanes se instalen actividades productivas que cumplan con todas las leyes y el cuidado al medio ambiente (sic), y que, sobre todo, generen trabajo y con ello un aumento de la calidad de vida de los magallánicos y la posibilidad de poblar la zona más austral de Chile”.

Ecoceanos: Resistencia ciudadana y comunidades indígenas en defensa de la Patagonia

Frente a las declaraciones de Codema, el Centro Ecocéanos valoró la exitosa lucha que están realizando las comunidades costeras Kawesqar y Yagán en defensa de sus derechos ancestrales y el medio ambiente marino-costero, con un creciente apoyo de las organizaciones ciudadanas.

Juan Carlos Cárdenas, director del Centro Ecocéanos indicó que “la comunidad de Magallanes esta luchando por impedir la destructiva expansión de una mega industria exportadora que intenta duplicar sus actuales producciones, mientras tiene en Chile el récord de muertes de trabajadores y trabajadoras a nivel global”.

«El Codema en vez de defender los intereses de esta industria transnacional salmonera, debería preocuparse por los 32 trabajadoras y trabajadores que han muerto durante los últimos tres años en los centros de cultivos, plantas procesadoras y transporte marítimo y terrestre”, afirmó la organización ciudadana.

COMENTARIOS