Trabajadores informan al gobierno de Estados Unidos sobre los precarios estándares laborales en la industria salmonera en Chile

Comer es un acto político: chefs argentinos contra el salmón de criadero
23/09/2019
Bajando costos laborales: Utilizarán reos en la industria chilena exportadora de salmón
02/10/2019

La Federación de Sindicatos Marítimos y Gente de Mar, el Sindicato de Buzos de Chile, la Federación de Trabajadores del Salmón de Quellón, Chiloé (Fetrasal), y el Centro Ecocéanos, informaron y entregaron propuestas para la acción al gobierno de Estados Unidos, relacionadas a los abusos y precarias condiciones laborales existentes en la billonaria industria exportadora del salmón proveniente de Chile.


Santiago, 24 de septiembre de 2019. (radiodelmar.cl)– Dirigentes sindicales de los buzos, de tripulantes de naves de carga marítima y de trabajadores de plantas procesadoras y centros de cultivo de la industria de salmón, entregaron este martes (24.09.2019) al Departamento de Asuntos Laborales del gobierno de Estados Unidos, información acerca de las malas condiciones de higiene y seguridad en las faenas, bajos salarios y dobles estándares de las compañías salmoneras nacionales e internacionales que operan en el sur de Chile.

El Tratado de Libre Comercio entre Chile y los Estados Unidos implementó Puntos Nacionales de Contacto en ambos países, los que regularmente actualizan información con el fin de evaluar el cumplimiento de este acuerdo. Por ello, el gobierno de los Estados Unidos recopila los antecedentes proporcionados por las organizaciones de trabajadores y de la sociedad civil, vinculadas a las condiciones sanitarias y laborales en las plantas procesadoras, centros de cultivo y sistema de transporte marítimo y terrestre de la industria exportadora de salmón de cultivo en las regiones del sur de Chile.

Salmonicultura chilena: Gigante productivo-exportador con estándares laborales tercermundistas

En las diversas presentaciones realizadas por las federaciones y sindicatos de trabajadores coincidieron en la falta de fiscalización, poca transparencia y credibilidad de la información estadística gubernamental, los dobles estándares laborales de las compañías transnacionales, las precarias condiciones de seguridad y altas tasas de mortalidad, unido al incumplimiento de los anticuados y precarios reglamentos de buceo, y trabajo en naves y plataformas marinas.

En este encuentro el Centro Ecocéanos señaló que “Chile es el país donde existen los menores salarios, las jornadas laborales más extensas, y la mayor tasa de mortalidad de trabajadores de la industria de salmón de cultivo a nivel mundial”.

La organización ciudadana enfatizó que “siendo los Estados Unidos el principal mercado para las exportaciones de salmón chileno, y la principal fuerza económica que impulsa la expansión productiva y territorial de esta mega industria en las regiones costeras del sur de Chile, su gobierno, importadores, cadenas de retail, y organizaciones de consumidores, deben investigar las numerosas denuncias de abuso y violaciones a los derechos de sus trabajadores y trabajadoras; la falta de transparencia e información verificable para los consumidores; la cuestionable veracidad de las estadísticas laborales, sanitarias y ambientales proporcionadas por la industria y el Estado; la falta de fiscalización, y la aplicación de dobles estándares por parte de las empresas transnacionales”.

La iniciativa de entregar esta información al gobierno de Estados Unidos surgió después de la investigación realizada por el Centro Ecocéanos y la Fetrasal, denominada “Salmones de sangre del sur del mundo” , donde se registró preliminarmente la muerte en actividades laborales de 46 trabajadores durante los últimos seis años.

Esta denuncia realizada el 1 de mayo del 2019 por el Centro Ecocéanos, la Central Unica de Chile (CUT), y la Fetrasal, no ha sido respondida ni investigada por los Ministerios del Trabajo y de Salud, ni por el Servicio Nacional de Pesca, y la Dirección de Territorio Marítimo (Directemar), dependiente de la Armada de Chile.

Por ello, las organizaciones decidieron informar directamente al gobierno de Estados Unidos, en el entendido que las diversas situaciones denunciadas, contituirían casos de “dumping laboral y ambiental”.

 

COMENTARIOS