35 comunidades indígenas y organizaciones ciudadanas respaldan boycot contra el consumo de “salmón químico industrial” de Chile

Minería Submarina: Experto llama a proteger ecosistemas de fondos marinos
26/06/2020
Massive salmon escape in Patagonia: Citizen action to stop the destruction of the sea and the future of coastal communities
09/07/2020

Como medida inmediata para detener la destructiva expansión de la salmo-industrialización forzada de las áreas costeras del sur de Chile, las comunidades llaman a la ciudadanía chilena y a los consumidores internacionales a no comprar ni consumir el denominado “salmón químico” proveniente de criaderos industriales, y a los chefs y restaurantes a retirar este producto de sus menús.


Puerto Montt, 08 de Julio del 2020. (Ecocéanos News). Treinta y cinco organizaciones ciudadanas y comunidades de los pueblos Mapuche, Kawásqar y Yagán, realizaron un conjunto de exigencias al Estado chileno en relación al escape de 875.000 salmones del Atlántico (Salmo salar), hecho ocurrido hace mas de una semana en el estuario de Reloncaví, Región de Los Lagos.

La declaración exige al Estado la entrega inmediata de información sobre el real número de salmones escapados y la mortalidad proveniente desde las 18 balsas-jaulas hundidas.

“Ley del silencio salmonero” oculta el número real de peces escapados

A pesar de haber transcurrido 12 días del masivo escape de salmones, ha llamado la atención que tanto el Servicio Nacional de Pesca como Blumar S.A se han negado a entregar a la opinión pública información del número total, la biomasa y mortalidad de los peces escapados.

Fuentes de la industria señalan que la verdadera causa detrás de esta “omertá” (ley mafiosa del silencio), se encontraría en el intento empresarial de manipulación posterior de las cifras, teniendo en cuenta la existencia de seguros comprometidos por escape de peces, y a la existencia de una certificación entregada al centro siniestrado, “Caicura”, por el Aquaculture Stewardship Council (ASC) / WWF.

La empresa Blumar S.A. de propiedad de la familia Sarquis y el Grupo Yaconi-Santa Cruz, utiliza el sello del ASC/WWF para comercializar sus salmones en los mercados internacionales. En el caso del centro de cultivo “Caicura” su certificación está condicionada a que sus escapes no superen los 300 ejemplares por ciclo productivo.

Esta cifra está muy lejana de cumplirse con mas de 850.000 salmones nadando libremente en aguas de la región de Los Lagos, por lo podría existir un intento de manipulación de las cifras de recaptura, tal como ocurrió con el controvertido escape de 900.000 salmones de la transnacional noruega Mowi/Marine Harvest, situación ocurrida entre julio a septiembre del 2018 en la comuna de Calbuco, región de Los Lagos.

Boycot a la compra y consumo de salmón químico de criadero industrial

A su vez, las organizaciones demandaron que los salmones y truchas escapados sean categorizados como “plaga invasora” que amenaza la salud y estabilidad de los ecosistemas acuáticos, y de las comunidades costeras del sur de Chile.

Como medidas de mediano plazo exigen: Establecer un plan de monitoreo del área de escape, así como de los ríos y estuarios adyacentes de al menos tres años; la creación de una pesquería artesanal de salmón escapado; el monitoreo científico independiente de los impactos ambientales de los escapes, y la implementación de un programa de vigilancia epidemiológica de la resistencia bacteriana en las regiones productoras de salmónidos de cultivo.

Como medida inmediata para detener la destructiva expansión de la salmo-industrialización forzada de las áreas costeras del sur de Chile, las comunidades llaman a la ciudadanía chilena y a los consumidores internacionales a no comprar ni consumir el denominado “salmón químico” proveniente de criaderos industriales, y a los chefs y restaurantes a retirar este producto de sus menús.

El Estado chileno impulsa ocupación salmonera de áreas silvestres protegidas

El centro de cultivo de salmones “Caicura” está ubicado en la comuna de Hualaihué, contigua al Parque Nacional Pumalín, y al interior del Espacio Marino Costero de Pueblos Originarios (EMCPO), “Mañihueico-Huinay”. Los salmones escapados se están dispersando por los sectores costeros de La Arena, Chaicas, Contao, Mañihueico, Teltehue, Aulen, Rolecha, Puelche, Cochamó y Hualaihué.

Mientras esto ocurre, el Estado chileno impulsa la expansión de los centros de cultivo salmoneros en áreas silvestres protegidas en la región de Magallanes, como es el caso de la entrega irregular de concesiones acuícolas de parte de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) y el Sernapesca, en aguas adyacentes a la recién creada Reserva Nacional Kawésqar, a pesar de no contar con el Plan de Manejo obligatorio para esta sensible área protegida.

Centro Ecocéanos: En los últimos 8 años han escapado 4,4 millones de salmones en Chile

Según el Centro Ecocéanos, las estadísticas gubernamentales confirman que entre el 2012 y mayo del 2020, han escapado 4.386.614 salmónidos desde los diversos centros de cultivo y que se han diseminado en fiordos, estuarios, bahías, lagos, ríos y áreas marino-costeras del sur de Chile.

La organización ciudadana indicó que “éstos no son hechos ocasionales, tal como intentan hacer creer a la opinión pública y consumidores internacionales los funcionarios estatales y patronales salmoneras, cada vez que ocurre uno de éstos crónicos escapes masivos”.

Cuando destruir la biodiversidad marina es gratis

La complicidad gubernamental y posterior impunidad legal han acompañado los masivos escapes de salmones en las regiones de Los Lagos, Aysén y Magallanes, demostrando que las regulaciones de acuicultura chilena están hechas a la medida de los intereses empresariales, y no de la protección del patrimonio marino-ambiental de la Nación.

Ejemplo de ello es el artículo 118 de la Ley General de Pesca y Acuicultura (LGPA) que indica que “se presumirá que existe daño ambiental de conformidad con la Ley Nº 19.300 si el titular del centro no recaptura como mínimo el 10% de los ejemplares en un plazo de 30 días contados desde el evento, prorrogables por una vez en los mismos términos”.

El médico veterinario Juan Carlos Cárdenas, director de Ecoceanos, señaló que “esta obligación legal es tan sólo una burocrática cifra testimonial, no proporcional a la gravedad de éstos desastres sanitarios-sociales y ambientales”. “¿Qué información científica respalda la presunción que el 90% de los salmones escapados que no serán recuperados, no tendrán impactos sanitarios y ambientales sobre la biodiversidad marina regional y las cadenas tróficas?”, indicó Cardenas.

Agregó que las Resoluciones de Calificación Ambiental (RCA) que el Estado entrega a las concesiones acuícolas, “no contemplan medidas de reparación, compensación y/o mitigación por los negativos impactos sanitarios, ambientales y sociales derivados de los habituales escapes masivos de salmónidos”.

Comunidades alertan sobre la mega expansión salmonera para el 2032

En la declaración, las organizaciones y comunidades llaman la atención pública sobre el hecho que la industria productora y exportadora de salmones bajo el control de inversionistas y transnacionales nórdicas, asiáticas, norteamericanas y europeas, pretenden duplicar sus actuales producciones en aguas chilenas, con producciones de 1,2 millón de toneladas anuales a partir del 2032.


Referencias


https://www.radiodelmar.cl/wp-content/uploads/2020/07/STATEMENT-SALMON-ESCAPE-BLUMAR-JUN-2020.pdf


www.salmonquimicochileno.cl